Descarga de libros y publicación de noticias
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 51 el Miér Ene 07, 2015 7:26 pm.
Últimos temas
» Sinopsis del libro
Dom Nov 22, 2009 12:50 am por VampiroBell

» Reparto de capítulos
Vie Nov 13, 2009 1:50 am por Beauty

» Reparto de capítulos
Vie Nov 13, 2009 1:48 am por Beauty

» Capítulo 18 (traducido por Anaid)
Mar Sep 15, 2009 12:16 am por Beauty

» Capítulo 17 (traducido por Anaid)
Mar Sep 15, 2009 12:05 am por Beauty

» Reparto de capítulos
Mar Sep 08, 2009 7:20 pm por Beauty

» Sinopsis del libro (traducida por Ilonga)
Mar Sep 08, 2009 7:19 pm por Beauty

» Capítulo 16 (traducido por Anaid)
Jue Sep 03, 2009 3:07 pm por Beauty

» Capítulo 15 (traducido por Anaid)
Jue Sep 03, 2009 3:01 pm por Beauty


Comparte | 
 

 Capítulo 17 (traducido por Anaid)

Ir abajo 
AutorMensaje
Beauty
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 133
Fecha de inscripción : 15/03/2009
Edad : 30

MensajeTema: Capítulo 17 (traducido por Anaid)   Lun Sep 14, 2009 11:56 pm

CUANDO MIRANDA SE REUNIÓ CON GAGE DESPUÉS DE LA ESCUELA, se encontró a todo el grupo esperándola junto con él.

“Gage dijo que irían al museo,” anunció Ashley. “Así que se nos hizo lo más correcto acompañarlos.”

“Si, ustedes dos no querían estar solos, ¿verdad?” Roo disparó a Gage una maliciosa mirada, escondiendo una sonrisa mientras él miraba hacia otro lado.

Ashley tiró emocionada del brazo de Miranda. “¡Entonces podemos investigar sobre la Caminata Fantasma y el fantasma de Nathan al mismo tiempo!”

Ellos se dirigían al Brickway, mientras Ashley sistemáticamente revisaba temas en su cuaderno.

“Okay, así es como entendimos las cosas. ¿Están escuchando?”

Parker inmediatamente se mostró sospechoso, “¿Quién entendió qué cosas?”

“Parker, ¿estabas poniendo atención en clase cuando entregué el borrador?

Investigación para el proyecto, por supuesto. ¿Y quién más lo haría? Gage y yo siempre hacemos el trabajo.”

“No es cierto,” Roo frunció el ceño. “Yo contribuí.”

“Tu criticaste. Y te quejaste. Demasiado.” Sin importarle ocultar su aturdimiento, Ashley continuó con la lista. “Yo escogeré el Palacio de Justicia.”

“No, yo quiero el Palacio de Justicia,” insistió Parker “Yo soy lo que soy gracias a ese malvado juez.”

“Esto no es sobre tu padre. Tu tendrás el museo.”

Incrédulo, Parker jadeó hacia ella. “¡Mi mamá trabaja ahí!”

“Sé que tu mamá trabaja ahí. Es por eso que te lo dimos. Ni siquiera tendrás que hacer nada—solo pregúntale a tu mamá.”

“No. De ninguna manera trabaré con ella.”

“Oh, bien entonces, Parker. Está bien. Puedes tener la iglesia Grace.”

“¡Diablos, no!”

“Solo dale el Palacio de Justicia,” Roo alzó la voz. “Tal vez esa maldición se le pegará y se ahorcará a sí mismo.”

“Entonces escojo el museo.” El suspiro de Ashley fue exasperado. “Roo quiere la casa del doctor y la sala que es librería-funeraria.”

Mirando a Ashley, Parker fingió asombro. “¿No encuentras nunca esto molesto? ¿Qué tu hermana esté obsesionada con las cosas muertas?”

“¿Por qué lo estaría?” Roo le contestó. “Ella sale contigo, ¿no es cierto?”

Ashley continuo, obstinada. “Gage dice que él investigará la iglesia Grace.”

“¡Muy bien, Gage!” Parker palmeó fuerte a Gage en el hombro. “¿Quién es la iglesia Grace?”

“Parker Wilmington, nadie aquí cree que seas gracioso.”

“Vamos, Ash, admítelo. Todos aquí piensan que soy algo divertido—“

“Etienne investigará sobre el vudú. Oh, y Roo y yo investigaremos sobre el pequeño niño que murió en la tienda de alimentos. Y Miranda tomará la Galería Magnolia—pero por supuesto todos la ayudaremos con eso. Y…creo que eso es todo.”

“Demonios” Parker hizo su mayor esfuerzo por sonar decepcionado. “Esperaba que durara mucho más.”

Asintiendo con simpatía, Roo lo barrió con ojos solemnes. “Que triste. Eso es exactamente lo que Ashley siempre dice de ti.”

“Oh, excepto por esta otra idea que tengo.” Ashley miró con entusiasmo alrededor del grupo. “En lugar de llamarla Caminata Fantasma, ¿por qué no la llamamos de otra forma?”

“Gran idea.” Parker estaba reacio. “¿Por qué no la cancelamos, mejor?”

“Que opinan de—Ashley hizo una dramática pausa, sus ojos resplandeciendo— ¿Paseo de los Espíritus?”

Mientras todos intercambiaban miradas, Gage lo repitió varias veces en voz alta. “Sip. Me gusta.”

“A mi tambien,” dijo Miranda. “Creo que es bueno.”

“Creo que es romántico,” suspiró Ashley. “Paseo de los Espíritus… ¿no creen que es maravillosamente romántico?”

“Creo que es maravillosamente…tú.” Etienne palmeó el hombro de Ashley. “¿Pero podríamos darnos prisa? Tengo mucho trabajo esta tarde.”

“Está bien, este solo es nuestro primer borrador. Aun tenemos que mejorarlo. Y aun tenemos mucha investigación por hacer.”

Gage asintió. “Después tenemos que hacer un escrito para el tour. Y todo tiene que ser cronometrado. Y—“

“Suficiente tortura.” Parker miró a cada uno de ellos. “Entendí la idea.”

“Pero escuchen todos,” Ashley casi brillaba de orgullo. “Lo importante es que la Señorita Dupree ama nuestro trabajo más que nunca. ¿Vieron la expresión de su rostro mientras leía nuestro borrador? Nunca la había visto tan emocionada con un trabajo antes, ¿ustedes sí?”

“Nunca la había visto emocionada por nada.” Parker intercambió miradas de hombre con Etienne. “Ella necesita echarse un polvo.”

“Tu sabes, en algún momento, necesitaremos hacer un ensayo de todo esto,” les sugirió Gage, ignorando a Parker.

“Verlo durante el día, es muy diferente a verlo durante la noche. Si queremos captar el total efecto, tendremos que hacerlo después de que obscurezca.”

“Él tiene razón,” Ashley concordó. “Solo…no esta noche.”

“Cómo es que no—“comenzó Parker, entonces hizo una mueca cuando Ashley apretó su brazo. Notando su mirada hacia Miranda, se arrepintió al instante. “Oh, lo siento. Me olvide del velorio.”

Miranda fue rápida en asegurarlo. “Si no tuviera que estar ahí, tampoco iría.”

Alcanzaron la Sociedad Histórica. Antes de que cualquiera pudiera entrar, Parker comenzó a retroceder.

“Oh, por el amor de Dios,” lo reprendió Ashley. “No te matara ver a tu madre.”
“Pero no la he visto en semanas, así que el shock podría matarme.” Él se frenó, mientras se ampliaba su sonrisa. “Por otro lado, no sabría reconocerla. Y aparte de eso, alguien aun necesita averiguar si podemos hacer tours dentro de estos edificios. Así que me ofrezco voluntario.”

“Correcto,” contestó Gage. “Me agrada que de pronto estés tan interesado.”

“¡Hey, no dejen que digan que no soy un jugador de equipo!”

“¡Un jugador cobarde!” le replicó Ashley.

Mientras Parker se alejaba, Roo le dio un codazo a Miranda. “¿Ves a lo que me refiero?”
Ellos apenas habían cruzado la puerta cuando un alta, esbelta rubia mujer se deslizó hacia ellos. Su cabello estaba echado hacia atrás por un clip de diamantes, ella tenía los ojos de Parker, y su traje a la medida era sin lugar a dudas de diseñador. Ella era hermosa y elegante, y olía tenuemente a costoso perfume.

“¡Hola, Ashley querida!” la señora Wilmington capturó a Ashley en un abrazo con cuidadosa marcada distancia. “Veo que el grupo entero está aquí.”

¿Grupo entero? Miranda sintió una punzada de ponerse a la defensiva. Parker no estaba ahí. Ella estudió a la mujer más de cerca. La señora Wilmington estaba mirando a Roo, sin disimular un poco su desagrado. Roo se veía con aires de victoria.

“Y tu debes ser Miranda,” la mamá de Parker le ofreció un saludo de mano como bienvenida. “Bueno, ¡no eres tu la cosa más linda!”

Avergonzada, Miranda estaba demasiado consciente de las discretas risas de Ashley y Roo, mientras que Gage y Etienne encontraban la situación silenciosamente divertida. El saludo de la señora Wilmington fue flojo.

“Por Dios, te pareces mucho a tu abuelito,” observó la mujer.

“¿Muerta?” murmuró Roo, mientras Gage le daba un codazo en el costado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://areyouhappynow-beauty.blogspot.com/
Beauty
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 133
Fecha de inscripción : 15/03/2009
Edad : 30

MensajeTema: Re: Capítulo 17 (traducido por Anaid)   Mar Sep 15, 2009 12:05 am

La señora Wilmington no se dio cuenta. “Él era una persona muy especial, tu abuelito. Él y yo fuimos amigos muy cercanos durante mucho, mucho tiempo.”

“Corre por tu vida,” silbó Roo en el oído de Miranda. “Ella está buscando algo.”

“Parker me comentó sobre el proyecto en el que ustedes están trabajando, y que probablemente vendrían por aquí.” La señora Wilmington hizo un gesto de todo-incluido del salón. “Y creo que es simplemente maravilloso. Lo que sea necesario para tener a los jóvenes interesados en su comunidad— ¡yo lo apoyo completamente!”

Ella hizo una pausa, tocando la cadena de perlas alrededor de su cuello. Su aflicción fue breve, pero compasiva.

“Siento mucho haber escuchado lo de tu abuelito, Miranda,” ella dijo. “Realmente es una lástima.”

Miranda manejo dar un torpe asentimiento. “Gracias por las flores y la comida, Señora Wilmington.”

“Eres muy bienvenida. Muy bienvenida. Ahora. ¿Cómo puedo ayudarlos hoy damas y caballeros?”

Para el alivio de Miranda, Gage se adelantó. “Nos preguntábamos si usted sabría algo sobre una vieja casa de ópera. Creemos que estaba en donde es ahora la Galería Magnolia.”

“Casa de ópera…casa de ópera.” El rostro de la mujer se sumió en sus pensamientos. “Deben referirse a la casa de ópera La Rosa.”

Mientras Gage asentía, la voz de la Señora Wilmington se volvió triste y nostálgica.
“La Rosa fue casi completamente destruida por el fuego alrededor de… ¿1863? Bueno, muy cerca de la mitad de la guerra. Una pequeña porción del antiguo edificio fue rescatada, sin embargo. Y muchos años después esa porción formó parte de una nueva galería.”

Atrapando la mirada de Miranda, Gage sonrió para animarla. La mamá de Parker hizo un gesto a todos hacia una puerta.”

“Vengan por aquí,” ella instruyó “Déjenme ver que tenemos sobre ese tema.”

Ellos la siguieron hacia un salón adjunto—en parte biblioteca, en parte oficina—donde ella rápidamente examinó varios altos libreros, entonces consultó la computadora en su inmaculado escritorio. Después de estudiar la pantalla por algunos minutos, se giró hacia ellos otra vez, ajustándose unos pequeños, finos lentes de lectura en el puente de su perfecto trabajo de nariz.

“Construida en 1803…veamos ahora…y, sí, como lo sospechaba. El centro de toda la sociedad culta.”

“Oh,” suspiró Ashley. “Qué romántico.”

“Hay algunas fotografías en los archivos. Las puedo imprimir para ustedes, si gustan.”
Gage miró a los demás. “Gracias. Eso estaría genial.”

Mientras la información era procesada, la mamá de Parker dijo el resto de memoria. “Solo los titulados y ricos podían pagar esos lujos, ustedes entienden. Las óperas—las obras—usualmente venían aquí de Nueva Orleans. De hecho, cualquier show de gira que pasara cerca de St. Yvette era bienvenido. Pero había eventos locales, tambien, y talento local. Compañías de teatro y ballet, eventos especiales y extravagancias.”

Paseándose detrás de la Señora Wilmington, Roo hizo una cara. “¿Extravagancias?”

“Dice que los aristócratas eran la principal audiencia.” Brazos cruzados sobre su pecho, Etienne se recargó contra la pared. “¿Quiénes eran exactamente?”

“Bueno, la clase alta, obviamente. Los que tenían todo el poder. Dueños de plantaciones…doctores…abogados…comerciantes ricos, solo por mencionar algunos. Y, durante la Guerra Civil, oficiales Confederados de altos rangos, por supuesto. Hasta que la Unión Armada sitió el pueblo.”

La Señora Wilmington removió sus lentes y jugó con un arete de perlas. Ashley miraba atentamente la joyería.

“Normalmente, había algunas lujosas fiestas en la casa de ópera después de las representaciones. Algunos de los actores eran tratados como de la realeza—eran las famosas celebridades de esos días.”

Roo no estaba impresionada. “¿Cuan famosos? ¿Cómo estrellas de rock?”

Ashley le lanzó un letal ceño.
“Eran honrados y queridos a donde quiera que fueran.” La Señora Wilmington sonó profundamente insultada.
“Venían aquí a St. Yvette no solo de Nueva Orleans, sino de cualquier ciudad mayor de Estados Unidos. Y de hecho algunos viajaban de Viena, Paris y Londres.”

Mientras la impresora lanzaba las copias, Etienne agarró una y comenzó a examinarla. Le habló a Miranda para que se acercara para que los dos pudieran examinarla de cerca. La fotografía no parecía peculiarmente excepcional, decidió Miranda—justo como otro edificio público de esa época, solo que a muy grande escala. Anchas, altas columnas; extensos, llanos escalones creciendo hacia la entrada; anchas, puertas masivas; un vasto, curvado camino.

“Noten la arquitectura.” La Señora Wilmington dijo orgullosa, mirando sobre sus hombros. “La calzada fue específicamente diseñada para carruajes a caballo. Para que las damas y caballeros pudieran bajarse cerca del edificio sin estropear sus ropas.”
“¿Deacuerdo?” Roo gesticuló otra vez hacia Miranda. “¿Estropear sus ropas?”
El rostro de Ashley tomó una soñadora expresión. “Todas esas faldas de aro y abanicos…yo amo las faldas de aro y abanicos.”

Tratando de ver la foto, Roo se acercó junto a la Señora Wilmington. La mujer discretamente se estremeció y se fue movió de lugar.

“¿Puedo ver una de esas?”, Gage preguntó, acercándose para unírseles. Él retiró otra impresión, entonces se puso más cerca de Miranda, comparando ambas fotografías lado a lado. La foto que él sostenía había sido tomada la noche de una representación—el edificio lleno de gente, la calzada llena de carruajes. La entrada desbordada de flores.

Miranda hizo un pequeño, asustado sonido con la garganta. Curiosa, Ashley y la Señora Wilmington se acercaron detrás de ella mientras los demás intercambiaban miradas.

“Ah, sí,” dijo la Señora Wilmington, aparentemente reconociendo la foto. “Todas las rosas. ¿No son adorables?”

Con un gentil movimiento, Gage quitó el papel de las manos de Miranda. Ella ni siquiera se había dado cuenta que se lo había quitado a él.

“¿Qué hay acerca de las rosas?” El tono de Gage era casual, pero Miranda podía escuchar un escondido atisbo de excitación. “Hay muchas de ellas.”

“Y cientos más que no puedes ver aquí,” le informó la mamá de Parker. “Las rosas rojas tenían un importante significado en la casa de ópera.”

Miranda había empezado a temblar. Desde un lejano lugar, ella estaba vagamente consciente de la mano de Gage en su espalda.

“Y,” la mujer añadió, “cuando rosas rojas bordeaban la calzada, y eran derramadas de toda puerta y ventana de la casa de ópera, siempre significaba que Madeimoselle Du Vrey estaba actuando esa noche.”

“¿Y por qué era eso?” Roo miraba pensativamente el imperturbable rostro de la Señora Wilmington. “¿Tenía olores corporales u ofensivos hábitos personales?”

Gage reprimió una risa. Ashley se veía horrorizada. Etienne cambió el peso de un pie al otro y murmuró entre dientes. La Señora Wilmington mantuvo su dignidad.

“Durante todos estos años, hemos encontrado preciada información sobre Madeimoselle Du Vrey. Sabemos que ella era originaria de Nueva Orleans, y que era considerada de alguna manera una heroína por los soldados Confederados.

Aparentemente, estaba tan apasionada con las causas del sur, que ella frecuentemente insistía en cruzar las líneas enemigas solo para visitar nuestros campamentos y reunirse con nuestras tropas. Uno podía asumir que ella no tenía ningún problema para adquirir escoltas.” La mamá de Parker dio una pequeña sonrisa sugestiva. “¿Pero de los detalles de su vida personal? Solo que ella era sorprendentemente hermosa y tenía la voz de un ángel.”

“Apuesto que los hombres la admiraban y adoraban.” El suspiro de Ashley fue con más anhelo esta vez. La Señora Wilmington parecía igualmente herida.

“Sí, estoy segura de ello. Cualquier día que ella se presentará en La Rosa, podías ver a multitudes esperando en el salón. Y ella era quien siempre insistía en que la casa de ópera estuviera llena de rosas rojas.”

Miranda se dio cuenta que los demás la habían rodeado ahora, todos ellos curiosos y expectantes, esperando a que la Señora Wilmington continuara. La expresión de la mujer se volvió pensativa.

“Era su sello personal, realmente. Ustedes saben, muchas personas pensaban que la casa de ópera se llamaba así simplemente por todas las flores. Pero, en realidad, la Rosa era más bien como un apodo de un extremo respeto. Para el nombre artístico de Madeimoselle Du Vrey, Ellena Rose.”

Fin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://areyouhappynow-beauty.blogspot.com/
 
Capítulo 17 (traducido por Anaid)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Lovely Complex Fandub Latino!! Grabando Capítulo 3
» SaintSeiya Ω - Capítulo 43 - ¡Reviven los dioses de la guerra! ¡Atraviesen el ultimo templo! SUBTTULADO
» La Pantera Capítulo 4 "Superada"
» Las Crónicas de Blorch Capítulo 22 "Dib vs Blorch"
» Julio Verne

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Ayhn? :: Libros en traducción :: Walk of the Spirits-
Cambiar a: