Descarga de libros y publicación de noticias
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 51 el Miér Ene 07, 2015 7:26 pm.
Últimos temas
» Sinopsis del libro
Dom Nov 22, 2009 12:50 am por VampiroBell

» Reparto de capítulos
Vie Nov 13, 2009 1:50 am por Beauty

» Reparto de capítulos
Vie Nov 13, 2009 1:48 am por Beauty

» Capítulo 18 (traducido por Anaid)
Mar Sep 15, 2009 12:16 am por Beauty

» Capítulo 17 (traducido por Anaid)
Mar Sep 15, 2009 12:05 am por Beauty

» Reparto de capítulos
Mar Sep 08, 2009 7:20 pm por Beauty

» Sinopsis del libro (traducida por Ilonga)
Mar Sep 08, 2009 7:19 pm por Beauty

» Capítulo 16 (traducido por Anaid)
Jue Sep 03, 2009 3:07 pm por Beauty

» Capítulo 15 (traducido por Anaid)
Jue Sep 03, 2009 3:01 pm por Beauty


Comparte | 
 

 Capítulo 15 (traducido por Anaid)

Ir abajo 
AutorMensaje
Beauty
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 133
Fecha de inscripción : 15/03/2009
Edad : 30

MensajeTema: Capítulo 15 (traducido por Anaid)   Jue Sep 03, 2009 3:00 pm

REZANDO PARA QUE NADIE LA PUDIERA ESCUCHAR, Miranda se apresuró escaleras abajo para usar el teléfono de la cocina. Mientras marcaba el número de Etienne, aun estaba temblando.
“Por favor Etienne,” ella murmuró. Un timbre. Dos. “Por favor contesta.”
Ella tenía que contarle a alguien. No había nadie con quien pudiera hablar, y ella tenía que contarle a alguien lo que acababa de pasar, lo que acababa de encontrar.
Tres timbres. Cuatro.
Su abuelo le había dicho que confiara en Etienne, y ella quería –más que nada justo ahora, ella quería confiar en él. Y tenía que confiar en él. Porque sabía que él era el único que le creería.

Cinco timbres. “Vamos Etienne, ¿dónde estás?”
“¿Sí?” Esa profunda y ronca voz, ligeramente sin aliento. “¿Si, hola?”
“Etienne—“
“¿Miranda?, ¿qué pasa?”
“Lo siento. Espero que no hayas estado dormido.”
“Yo, no, yo nunca duermo.” Su tono se endureció. “Algo está mal. Lo sé. ¿Qué es?”
Vacilando, ella acunó su mano alrededor del teléfono y miro nerviosamente sobre su hombro. Ella tomo una profunda, constante respiración, casi hablando en un susurro. “Necesito hablar contigo. Necesito tu ayuda.”
“Espérame en tu cuarto.”
“¡Qué! ¿Ahora?”
Dándose cuenta que había colgado, Miranda se quedo ahí, aun sosteniendo el teléfono. Ella no le había pedido que fuera—ella hubiera estado muy conforme con una tranquila conversación por teléfono.
Pero ahora que él venía, se sintió mejor…más segura. Solo esperaba que llegara pronto.

A fuerza ella regreso a su cuarto, deteniéndose en el umbral para asegurarse de que estaba sola. Ella encendió cada lámpara, se puso una falda, y se arrinconó contra la cabecera con las almohadas alrededor. Ella se imagino que Etienne entraría por la puerta lateral de abajo, así que cuando escuchó pasos afuera en el porche, su corazón casi se detuvo.

“Miranda soy yo,” Etienne dijo suavemente.”¿Estás bien?”
Asomando su cabeza, se escabulló por la parte baja de la puerta. Mientras se detenía junto a su cama y la miraba, Miranda se desvaneció del alivio.
“¿Cómo sabias cuál era mi cuarto?” Ella le preguntó.
“Tu grand-père, el me mantenía arreglando cosas aquí la semana antes de que tu llegaras. El siempre tenía la esperanza de que vivieras en esta casa.”
El recordatorio la lleno de un dolor profundo. Tratando de no llorar, ella señalo el camino que siguió Etienne. “¿Cómo entraste?”
“¿Qué, piensas que no sé cómo abrir una cerradura?”
Ella no podía decir si se estaba burlando o no, pero sus ojos eran mortalmente serios, barriendo el cuarto con una limpia mirada. “¿Qué está pasando, cher?”
Pero ahora que él estaba con ella, ella no podía decírselo. Todo lo que pudo hacer fue señalar hacia su mesita de noche y la pieza de hilo trenzado que dejó ahí mientras corría al teléfono.

El ceño de Etienne se frunció. “¿Esto?” Y entonces, cuando Miranda finalmente asintió, él lo levantó para examinarlo más de cerca. “¿Qué demonios es esto?”
“No lo sé.”
“Entonces… ¿qué me perdí? ¿En dónde lo encontraste?”
“Nathan me lo dio,” ella murmuró, pero no lo suficientemente alto para que Etienne la escuchara. Ella vio como él lo sostenía cerca de la lámpara, lo giraba lentamente sobre su palma. Tenía como seis pulgadas de largo, más estrecho que un lápiz y tenía un brillo sordo contra la lámpara, como un color oxidado.
“Es sólido…realmente apretado. Pero no está tejido…no creo que sea alguna clase de hilo. Ve aquí, ¿cómo esta trenzado?” Etienne le lanzó una mirada de reojo. “Se parece más a un cabello, ¿verdad? ¿Cómo una pieza de cabello trenzado?”
Miranda no podía verlo más; hacia que su piel se encogiera. “¿No hablas en serio, verdad?”
“Estuvo trenzado alguna vez…y después otra vez.” Los largos dedos de Etienne acariciaron los bordes del tejido.
“Y ve—hay algo en cada final…difícil de ver, están tan empañados. ¿Como una especie de grapa o broche—qué, para mantener el cabello en su lugar?”
“Etienne, por favor dime que no acabas de decir—“
“Cabello. Creo que es cabello humano.”
Abrazando una almohada contra su pecho, Miranda luchó contra una ola de horror. “¿Entonces, qué significa? ¿Y por qué Nathan me lo dio a mí?”
“¿Nathan? Whoa, ahora. Espera un minuto. ¿Quién es Nathan?”
“El soldado gris.” Ella estaba temblando de nuevo; ella podía escuchar sus palabras salir de manera equivocada. “Ese es su nombre—el soldado del parque. Excepto que no era real. Es decir, es real—pero un fantasma real. Y entonces esta noche cuando estuvo aquí…esta noche en mi cuarto cuando—“
Abruptamente ella se quebró. La confusión en los ojos de Etienne se desvaneció por el entendimiento; su rostro se confundía a través de sus lágrimas.


Última edición por Beauty el Jue Sep 03, 2009 4:40 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://areyouhappynow-beauty.blogspot.com/
Beauty
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 133
Fecha de inscripción : 15/03/2009
Edad : 30

MensajeTema: Re: Capítulo 15 (traducido por Anaid)   Jue Sep 03, 2009 3:01 pm

“Empieza desde el principio.” Lentamente él se sentó junto a ella en la cama. “Y no dejes nada fuera.”
De algún modo ella estuvo apta para hacerlo—de contar sus experiencias con detalle; de contestar sus ocasionales preguntas; de explicarse lo mejor que pudo. Ella sabía que Etienne le creía, pero aun así quería saber lo que pensaba.
Mientras Miranda terminaba, Etienne volvió su atención a la trenza. “¿Entonces en dónde encaja esto con lo demás?”
“¿Y todo lo de las rosas?” Miranda añadió. “Yo las olí esa mañana en la galería…Nathan habló de una rosa…y entonces esta noche Gage me dijo el que el nombre de la casa de ópera era la Rosa. Estas no pueden ser solo coincidencias.”
“¿Tienes alguna idea de quién es la señorita Ellena?”
“Ninguna.”
“Y adivino que este Nathan, estuvo en la armada Rebel, porque usa el uniforme gris y todo.”
Otra vez, ella asintió. “Él estaba tan triste Etienne. No sé como describirlo exactamente, pero…” Miranda hizo un inútil ademan. “Más que triste, incluso. Peor que triste. Solo vacio…completamente perdido.”

En el cuarto reino el silencio. Solo los sonidos de la noche ahora, mezclándose ligeramente más allá de las ventanas abiertas. Ella estaba demasiado consciente de la mirada de Etienne, aun así ella cerró los ojos. Y sintiendo que él se acercaba a ella, cogió otra almohada para abrazarla, y recargó su cabeza contra la pared.

“Así que creo que mi vida será asa de ahora en adelante,” ella murmuró. “Justo como mi mamá decía que era para mi abuelo. Todo tipo de desagradables sorpresas saliendo de ninguna parte.”
“No todas malas,” Etienne contestó suavemente.
Abriendo los ojos, Miranda lo fijó con una mirada amarga. “¿Estando asustada todo el tiempo? ¿Teniendo que ver las peores tragedias? ¿Y escuchar los peores sufrimientos? ¿Cómo puedo—como podría cualquier persona—esperar vivir con eso?”
“Porque tu tienes qué.” Etienne estaba firme aunque no cruel. “Porque te guste o no—quieras o no –es lo que eres. Mira tu grand-père, él te quería mucho. ¿Crees que por un segundo que el querría que sufrieras o fueras infeliz?”
“Entonces, ¿por qué no simplemente me dijo cómo escapar de la maldición de la familia?”
“Si el pensara que fuera una maldición—y si hubiera una forma de escapar—estoy seguro que te lo habría dicho. Por tu bien.”
A pesar de su resentimiento, Miranda necesitaba creer eso. Ella recordaba la última vez que había visto a su abuelo, y su sonrisa empezó a desvanecerse.”¿Entonces, qué pasa ahora? ¿Qué puedo hacer?”
“No los ignores.”
Justo lo que el abuelo había dicho.
“Escúchalos. Y ayúdalos.” Mientras la voz de Etienne se suavizaba, una profunda, escondida emoción parpadeo brevemente en sus ojos. “Tu grand-père, hizo muchas diferencias en su mundo. Y cuando ellos encontraron paz…entonces él encontró paz. Deja que ellos te guíen.”
“¿Te refieres a Nathan? ¿Él está tratando de guiarme?”
“Piénsalo. Cuando lo viste—cuando te habló—aparte de sentirte triste por él, ¿qué sabes? ¿Qué es lo que realmente sabes?”
“Yo sé…” Sí Miranda, busca a fondo…tú sabes. “Yo sé…él quiere que entregue un mensaje, sé que el mensaje es muy importante. Y sé que es para alguien llamado señorita Ellena.”
“Entonces desde ahí debes comenzar, ¿de acuerdo? Con lo que sabes.”
“¿Pero cómo me puede ayudar eso si no sé el resto?”
“Tu puedes,” le aseguró Etienne. “Y yo te ayudaré. Cualquier tipo de investigación que tengamos que hacer, tomaremos cada pista que encontremos. Y justo ahora—él levantó el la trenza, colgándola entre sus dedos—“esta es la mejor pista que tenemos.”
El rostro de Miranda se ensombreció. “Bueno la única pista que actualmente podemos ver y tocar, de todos modos. Aunque no sepamos qué es.”
“Pero algo se te ocurrirá, ¿verdad? Tal vez si buscas por algún tiempo… ¿o la sostienes en tu mano?”
“No, no puedo.” Mientras más lágrimas aparecían, ella luchó por contener el temblor en su voz. “No quiero verlo en mi cuarto otra vez. Lo siento…solo no puedo.”
“Shh…está bien. Me la llevaré, ¿está bien? De todos modos tienes que descansar, y yo necesito irme.”

Casi temerosa, Miranda levantó la mirada otra vez. Ella vio a Etienne ponerse de pie y deslizar la trenza dentro del bolsillo delantero de su camisa de trabajo. Ella lo vio agacharse para mirar solemnemente dentro de sus ojos.
“Los siguientes días serán duros, cher. El velorio, el funeral y todo. Tienes que ser fuerte, tienes que estar bien para tu familia…” su voz se apagó. Su mano acarició suavemente su cabello. “Jonas, él siempre estuvo orgulloso de ti,” Etienne murmuró. “Ahora sé por qué.”
Las palabras se quedaron con ella toda la noche. Mucho después que Etienne la dejo, mucho después que sus ojos se cerraran.

Y “¿quién cuidaría de ellos?”, escuchó murmurar a su abuelo. “¿a todos ellos? ¿Después de que me vaya?”

fIN
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://areyouhappynow-beauty.blogspot.com/
 
Capítulo 15 (traducido por Anaid)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Lovely Complex Fandub Latino!! Grabando Capítulo 3
» SaintSeiya Ω - Capítulo 43 - ¡Reviven los dioses de la guerra! ¡Atraviesen el ultimo templo! SUBTTULADO
» La Pantera Capítulo 4 "Superada"
» Las Crónicas de Blorch Capítulo 22 "Dib vs Blorch"
» Julio Verne

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Ayhn? :: Libros en traducción :: Walk of the Spirits-
Cambiar a: