Descarga de libros y publicación de noticias
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 51 el Miér Ene 07, 2015 7:26 pm.
Últimos temas
» Sinopsis del libro
Dom Nov 22, 2009 12:50 am por VampiroBell

» Reparto de capítulos
Vie Nov 13, 2009 1:50 am por Beauty

» Reparto de capítulos
Vie Nov 13, 2009 1:48 am por Beauty

» Capítulo 18 (traducido por Anaid)
Mar Sep 15, 2009 12:16 am por Beauty

» Capítulo 17 (traducido por Anaid)
Mar Sep 15, 2009 12:05 am por Beauty

» Reparto de capítulos
Mar Sep 08, 2009 7:20 pm por Beauty

» Sinopsis del libro (traducida por Ilonga)
Mar Sep 08, 2009 7:19 pm por Beauty

» Capítulo 16 (traducido por Anaid)
Jue Sep 03, 2009 3:07 pm por Beauty

» Capítulo 15 (traducido por Anaid)
Jue Sep 03, 2009 3:01 pm por Beauty


Comparte | 
 

 Capítulo 16 (traducido por Jade)

Ir abajo 
AutorMensaje
Beauty
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 133
Fecha de inscripción : 15/03/2009
Edad : 30

MensajeTema: Capítulo 16 (traducido por Jade)   Dom Ago 16, 2009 9:55 pm

¿REPERCUSIONES? SEGURO, HABRIA REPERCUSIONES. PEN FUE suspendida de la escuadre por tres juegos, pero luego la suspensión fue suspendida, desde que los juegos eran tan importantes y Pen era cocapitana y todo. Voluntariamente y, supongo, sinceramente, se disculpo con los Prancers por su "alucine" y con Brie Atwood, específicamente, por difamación. Con sus padres, Pen estaba debidamente arrepentida también, citando una aparición temprana de senioritis y garantizando una marcada y virtualmente mejoría en su comportamiento.

Con desesperación, fuimos al trabajo, cortando el cuarto periodo para recolectar provisiones – aunque las prioridades de Pen parecían cuestionables.

"Creo que debería de usa blanco, ¿no crees? Algo volátil…"

"Es un exorcismo, Pen, no tu debut en la alfombra roja," dije, marchando con propósito hacia el prado.

Pen corrió para alcanzarme. "Tú no tienes que córtame la cabeza."

Murmure una disculpa, esperando que fuera inusitado. No quería que notara que tan nerviosa estaba. Sin mencionar conflictuada. Pero esto tenía que hacerse. Aquí, ahora, en el árbol de ceniza. Cavar. Con una cuchara – una pala era demasiado engorrosa para entre entre las raíces.

"¿Cuánto necesitamos?" pregunto Pen.

"El no lo dijo." Mantuve mis ojos en la tierra que ella reticentemente bajo a ayudar, arrojando tierra en la pala de playa de Jordan. Cuando estaba casi llena, juntamos hojas, ramas, y llaves-ceniza – las oblongas semillas que colgaban de las ramas en amplios racimos. Rastreamos la tierra los agujeros negros que fallaron para desarrollar los brotes, un cuchillo para sacar pedazos de corteza. Sacudiendo la tierra de mis manos, le dije a Pen, "Creo que así está bien."

Después esa tarde regresamos a la mesa de picnic detrás de mi casa. Pen había traído una hoja de galleta de Lainie (mi madre no hubiera sido lo que era una hoja de galleta), y mientras yo vertía agua en nuestra tierra rala, ella husmeaba sobre mi hombro.

"Espera, no tanto. Debe de estar como arcilla."

Le di una mirada. "¿Cómo si ya hubieras hecho esto antes?"

"De hecho, mi mama y yo tomamos un curso de alfarería."

Bueno, yo pregunte. Ignorándola, me enfoque en la prueba. En Sinclair. Su tragedia. Lo que derivo en una tragedia mía.

"¡Hey, espera!" Pen irrumpiendo en mi ensoñación.

"¿Qué?"

"Dice, estas llorando sobre el."

Lo estaba.

"No sé porque te pones tan emocional por esto," dijo. "Yo sol la que está siendo exorcizada."

Correcto. Yo era meramente un técnico. Sabiendo mi lugar, procedí a desempeñarlo – un maniquí mudo, una miniatura de Sinclair Youngblood Powers, creada de tierra del mismísimo árbol del cual había partido su alma, y reentrado, y pronto volvería a ser jurado en el olvido. Con ramitas por dedos y hojas por cabello, brotes negros ojos y semillas por… ambos nos detuvimos. Sabía proporción, el pene de Sinclair estaba un poco desproporcionado.

"Lo que es gracioso es que la semilla es en realidad un ovario," dijo Pen con la autoridad de alguien que había logrado una B en ciencias de la tierra.


"Chévere, aunque – las propiedades mágicas de la ceniza permiten el balance entre la energía femenina y masculina," dije con la autoridad de alguien quien había rastreado algunos sitios de Wicca. Estudiamos el ministro de lodo. "Debemos hornearlo."
"¿Eso dijo él?" contrarresto Pen.

¿Por qué insistía en cuestionarme, fisgoneando entre la privilegiada conversación entre Sinclair y yo? "No, pero no lo quiero todo pulposo cuando llegue el momento."

El horno esta puesto a trescientos – seguro para las ramitas, aunque chamusco un poco las hijas – y cuando estuvo listo, lo sacamos, dejamos enfriar, y lo cubrimos, solemnemente, con un velo de servilleta.

"¿Qué haya de la cena?" pregunto Pen. "Es Goulash o stroganoff o algo."

"Creo que paso." Tenía mariposas. Mariposas con botas de combate.

"¿Qué hay de mi? ¿Debo de estar con el estomago vacio?"

Le eche una sonrisa socarrona. "No a menos que Lainie sirva sopa de chicharos como aperitivo."

Ella me sonrió de regreso. Estábamos en esto juntas. Algo acerca de la conspiración me hizo sentí fuerte, y algo acerca de eso me hizo sentir enferma. "Solo no hagas nada fuera de lo ordinario," dije. "Luego diles que vamos con Wick a estudiar."

"¡Okey-dokey!" Demonios, ella estaba animada. "Nos vemos pronto."

El sol se oculto perezosamente, en su tardía manera de Septiembre, con llamativos tonos de lavanda y rojo. No habría ninguna premura en su ascendencia, así que tome una ducha. Ate mi cabello en unh apretado moño. Aplique un poco de Vaselina en mi cara – los boxeadores hacen esto, peleadores callejeros, también. No tenía ni idea de que podía venia volando hacia mi, y ni deseo de estas marcada de por vida. Vestida como ladrón básico (cuello alto negro, jeans negros, Converse negros).

Pen llego, llamo a la puerta. Una visión en Chiffon crema. "Pareces un merengue."

"Gracias." Ella lo tomo como un cumplido, desplumado el final. "Lo obtuve para el formal de invierno el año pasado."

Me sentí tan marimacha a su lado. Como debía ser – nuestros roles estaba bien definidos. Pen era la damisela en un vestido; yo era el tremendo cazador de fantasmas. Así que antes de que dejáramos su coche, estacionado indebidamente en un claro del prado, le impuse un pequeño monologo: "Okay, Pen, mira, una vez que empecemos, no puedes estas discutiendo o corrigiéndome, o haciendo sugerencias o lo que sea. Puedes ser la estrella del show, pero yo soy la que llama a escena, ¿está bien?"

Con una sola aseveración tacita estuvo de acuerdo, y me pregunte, fugazmente, que era lo que realmente pasaba por ese rubio cerebro.

Al principio todo procedió como un experimento de laboratorio de química probado innumerables veces antes. Posicione a Pen contra el árbol, encarando al este. Luego, para consagrar el área, camine un pentágono, dibujando el signo y el círculo con sal.

Entre. Fácilmente.

La Octava Luna de había elevado, aunque aun colgaba bajo. Era naranja – una luna cosechada – grande y redonda como el vientre de la que será madre en cualquier momento. Hizo a la luna benevolente, no solo un trozo de piedra. Eso redoblo mu resolución. Duro como era esto, mantuve mis ojos en el doble premio: Pen desposeída, y Sinclair en paz.

"Gran Espíritu de la Octava Luna, escúchanos…," comencé.

"Gran Espíritu de la Octava Luna, escúchanos…," repitió Pen.

"Bendícenos…"

"Bendícenos…"

"Ayúdanos…"

"Ayúdanos…"

Y después todo estaba en mí. Lo dije directo, con convicción: "Gran espíritu de la Octava Luna, necesitamos tu ayuda. Este Julio pasado, Penélope Amber Leonard, quien está conmigo esta noche, tuvo un accidente. Ella cayó de este árbol, y pensamos que ella podría haber muerto por un segundo. Ahí fue cuando el espíritu de Sinclair Yongblood Powers, quien también murió aquí, hace mucho tiempo, invadió el cuerpo de Pen. Y no ha habido más que problemas desde entonces. Además, ha empeorado. Asique, básicamente, pedimos que el alma de Sinclair Youngblood Powers deje el cuerpo de Penélope Amber Leonard, y llamamos a las fuerzas del cielo y tierra para que alineen con nosotras y lo hagan posible."

En este punto – cuidadosamente, cuidadosamente – deje nuestra primitiva figura de tierra en las raíces del árbol y – cuidadosamente, cuidadosamente – removí la tierra. Que frágil era, que crudo. "Gran Espíritu de la Octava Luna, hacemos esta ofrenda como un regalo a las fuerzas de la Tierra y el Cielo y como vasija para el alma de Sinclair Youngblood Powers."

Luego dije una oración. O lo que pensé era una oración. Estaba en lengua Mohegan. Sinclair había recitado las palabras, y yo las había anotado fonéticamente, memorizadas fácilmente (luego, después de todo, quemándolas con toda la otra maldita evidencia).

Sonaba hermoso, y me sentí mejor, teniendo algo sancionado que decir. Nunca pensé en preguntar qué era lo que realmente decía.

¿Importaba lo que significaba? No. Lo que importaba era que las había dicho.

Una vez que lo hice, el timbre de nuestro ritual cambio. Drásticamente. La servilleta se elevo entre mis dedos en una chispa y nube de humo. Y la luna creció hasta que lleno el cielo – una brillante noche nectarina estaba sobre nosotras. Un suspiro y luego un gemido salió de Pen mientras ella levitaba, pero no como en las películas, rígida como una tabla; ella iba fluida, una brisa dentro de su cuerpo, flotando hacia el colorido vacio. Con su cabello como de sirena como si el aire fuera agua. Y una gentil sonrisa en sus labios, siendo que sus ojos se habían tornado completamente negros, un blanco lechoso mirando fuera de sus orbitas. Qué suerte tenía de colgar, despreocupada y cegada, en la atmosfera, desde que justo entonces las raíces estuvieron ocupadas. Se retorcieron alrededor de mis pues y tobillos, un ataque de tentáculos con una sed arrasadora. Enjambrando y soltando, constriñendo y consumiendo, arriba y arriba hasta que tuvieron lo que querían.

Con eso, el mundo fue drenado tan rápido como apareció. La luna se encogió, y el cielo asumió su misma vieja obscuridad. Pen de pie, cabello en su lugar, ojos, también. Las raíces del cenizo regresaron a su esparcimiento estática sobre la tierra.

¿Y el pequeño niño hecho de barro? Desapareció.

fIN.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://areyouhappynow-beauty.blogspot.com/
 
Capítulo 16 (traducido por Jade)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Lovely Complex Fandub Latino!! Grabando Capítulo 3
» SaintSeiya Ω - Capítulo 43 - ¡Reviven los dioses de la guerra! ¡Atraviesen el ultimo templo! SUBTTULADO
» La Pantera Capítulo 4 "Superada"
» Las Crónicas de Blorch Capítulo 22 "Dib vs Blorch"
» Julio Verne

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Ayhn? :: Libros en traducción :: Swoon-
Cambiar a: