Descarga de libros y publicación de noticias
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 51 el Miér Ene 07, 2015 7:26 pm.
Últimos temas
» Sinopsis del libro
Dom Nov 22, 2009 12:50 am por VampiroBell

» Reparto de capítulos
Vie Nov 13, 2009 1:50 am por Beauty

» Reparto de capítulos
Vie Nov 13, 2009 1:48 am por Beauty

» Capítulo 18 (traducido por Anaid)
Mar Sep 15, 2009 12:16 am por Beauty

» Capítulo 17 (traducido por Anaid)
Mar Sep 15, 2009 12:05 am por Beauty

» Reparto de capítulos
Mar Sep 08, 2009 7:20 pm por Beauty

» Sinopsis del libro (traducida por Ilonga)
Mar Sep 08, 2009 7:19 pm por Beauty

» Capítulo 16 (traducido por Anaid)
Jue Sep 03, 2009 3:07 pm por Beauty

» Capítulo 15 (traducido por Anaid)
Jue Sep 03, 2009 3:01 pm por Beauty


Comparte | 
 

 Capítulo 15 (traducido por Fer)

Ir abajo 
AutorMensaje
Beauty
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 133
Fecha de inscripción : 15/03/2009
Edad : 30

MensajeTema: Capítulo 15 (traducido por Fer)   Dom Ago 16, 2009 9:25 pm

REUNIÓN EN EL VESTUARIO DE LAS CHICAS. PEN- QUEJÁNDOSE. Brie Atwood- tratando de quejarse de lado. La señora Beard, la consejera del equipo- agitándose entre ellos para separarlos. La tía Lainie estaba allí, también, en parte una leona defendiendo a su pequeña, en parte un avestruz escondiendo su cabeza. Mientras el chillido aumentaba su potencia, yo rogué para que entrara en la frecuencia que solo los perros pueden oír.

-Psicópata- de Pen.

-Perra- de Brie.

Su última pelea era sobre el uniforme de Pen ­–Especialmente la escasez de él. Lo que no tenía sentido. Brie no avergonzaría voluntariamente al equipo, e incluso aunque quisiera, ¿Qué hay sobre la ropa interior que Pen usaba? Como siempre, en la ausencia de sentido, yo sabía quién estaba revolviendo el pote. Me abrí camino hasta el frente.

“D-Dice?”

Di un paso hacia ella. Todos dieron un paso hacia atrás. Hasta la tía Lainie. “Está bien, Pen” dije. “Todo va a estar bien” me corregí.

En ese punto Pen se abalanzó sobre mí en pleno llanto. Lo que era problemático. Yo tenía que consolarla, ¿no? Aunque un contacto así podría atraer a Sinclair a estas chicas- solo refugio- ¿y no tuvimos suficiente por una noche? Le di palmaditas, la consolé, le acomodé mechones rebeldes y le revisé los ojos. Azul índigo, lágrimas claras. Ella era 100% Pen.

“De acuerdo, chicas. ¡Se terminó el show!” anunció la señora Beard, aplaudiendo para dispersar a la multitud. “Vamos, todos, de vuelta al campo. Ahora, por favor”

Alguien gorjeó un débil “Vamos, Lancers” mientras Pen se calmaba.

“Vas a estar bien” repetí “lo prometo. Ella recobró la compostura, me soltó. Lainie puso sus brazos alrededor de ambas. “Chicas ¿listas para volver a casa?”

Las chicas Leonard intercambiaron una mirada. No las juzgaba, solo amaba. Para una antigua modelo/ seguidora de Marta Stewart/ fanática del control, Lainie era una madre bastante decente. “Penny, vos y Candy vayan en tu auto” dijo ella “Yo solo voy a llamar urgente a Papá”.

Afortunadamente para Lainie, su celular tenía señal, al igual que el padre de Pen. Ella mantuvo su voz baja. No es que nos interesara escuchar.

“Dice, lo estoy perdiendo” dijo Pen. Se abrazó a si misma mientras atravesaban el estacionamiento. “como si estuviera teniendo una crisis de nervios”

“Mhhh. No creo que sea eso”

“No” dijo ella “yo tampoco” Se quedó en silencio, poniendo a prueba su confianza. “Dice, me gusta” confesó “no quiero que pare”

“¡Shhh!”

Lainie nos había alcanzado. Otra vez, tuve que darle crédito por poner la angustia maternal en pausa. Le preguntó a Pen si quería que ella conduciera, y cuando Pen dijo que no, ella se sentó atrás. En toda la vuelta a casa no hubo reproches, ni advertí que estuviera mirándome hasta quemar agujeros en mi espalda. Lainie estaba siendo cool. Ella estaba tomándolo con tranquilidad. Hasta que dijo “Bueno, yo creía que era un juego aburrido” eso rompió la tensión, todas nosotras riendo estrepitosamente. En el 9 de Daisy Lane, entramos por la puerta del costado. La puerta familiar.

“¿Qué les parece algo de cocoa?” eso era típico de Lainie.

“Seguro mamá, genial” dijo Pen y yo hice eco de esas palabras “Dice y yo vamos a ir a nuestra habitación, ¿está bien?”

“Claro cariño” dijo Lainie “yo llevaré la cocoa. ¿Qué clase de galletitas querrán? Horneé algunas esta mañana, pero hay barras de mantequilla de maní y…”

“Lo que sea, mamá. Quiero decir, sorpréndenos”

El espacioso dominio de Pen no estaba demasiado desordenado, ni demasiado ordenado y decididamente femenino, cama grande de teca y edredón de patchwork, cortinas de ojal y una mesa moderna con un mantel de tul. Se cambió a un conjunto de terciopelo, enrollando su uniforme de porrista y arrojándolo lejos. Se sentó en su cama; yo me acomodé en su alfombra. Nos miramos.

“Acércate, ¿lo harías?” dijo ella.

“Está bien” me saqué los zapatos. De espaldas contra la cabecera, admiramos el bordado que Lainie había hecho, encuadrado y colgado en una pared.

“¿Entonces no crees que esté volviéndome loca?” preguntó al fin.

“No”

“Bueno, ¿entonces… qué?”

Ella tendría que arrancármelo. Psicología inversa. Plan sabio, lo diría, pero se sentía mal de algún modo. “No lo sé” dije.

“No, no. Sí que lo sabes- lo sabes. No sé como lo sabes, pero lo sabes” Ella habló como una pistola de burbujas.

“Aunque solo sea una teoría, mejor dime antes de que realmente me vuelva loca”

“¿Desde cuándo soy la consejera para la salud mental?” Un punto sobresaliente, pensé.

“Desde que eres todo lo que tengo” Ella también tenía un punto.

“De acuerdo” Dije “Me he dado cuenta de que estas poseída”

“¿Poseída?” Para Pen la palabra significaba propiedad. Como una persona poseía un par de aros de perlas “¿Qué quieres decir con poseída?”

“Como poseída-poseída” empecé a tararear “Campanas tubulares”, el tema del exorcista, y espere para que ella se quebrara, me llamara loca y me echara.

En cambio ella dijo “¿Por... que?”

“No que, quien”

Entra Lainie, con una bandeja con tazas humeantes y algo rico para comer.

“Mamá, Dice se va a quedar a dormir… realmente quiero que se quede”

Lainie comenzó a fruncir el ceño, pero cambió de parecer “Por supuesto” dijo ella, “pondré toallas y un cepillo de dientes en tu baño, ¿te parece bien, Dice?”

“Mhhh, gracias, tía Lainie, y gracias por la cocoa y por todo” ese “por todo” quiso decir “por ser cool y no entrometerte” Lainie parecía entenderlo. Dejó la habitación, cerró la puerta y nos dejó ser. Pen y yo tomamos nuestras tazas, inhalamos la dulzura, aun muy caliente para beberlo. Y de repente deseé que ella se quebrara, me llamara loca y me echara. Desde que decirle, sería compartirlo, el primer paso para perderlo, para siempre. Solo que Pen dijo “Dice… por favor”

“Okay. Está bien” le diría. A grandes rasgos.

La versión “solo los hechos” (omitiendo cualquier interés personal de mi parte) nos llevó alrededor de una hora.

Escuchamos llegar al papá de Pen y a sus hermanos soñolientos y saludamos a los chicos cuando vinieron a despedirse. Mas tarde escuchamos forzadamente la pelea, bienintencionada, entre Gordon y Lainie en estéreo. Las interrupciones eran tolerables. Lo que esperaba evitar era que Pen me atacara con preguntas. Mayoritariamente ella se calló y escuchó. Pero luego preguntó la importante.

“Entonces, espera, ¿me estas diciendo que lo viste?”

Ví, escuché, olí, toqué, toqué, toqué. Una vez, brevemente, saboreé “Si” admití, “algunas pocas veces”

“¿Cómo… se veía?”

“No lo se, un chico normal” mentí, incómoda.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://areyouhappynow-beauty.blogspot.com/
Beauty
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 133
Fecha de inscripción : 15/03/2009
Edad : 30

MensajeTema: Re: Capítulo 15 (traducido por Fer)   Dom Ago 16, 2009 9:32 pm

Acurrucándose entre las sábanas, ella me observó. Sus pupilas estaban dilatadas. A través de sus labios entreabiertos, sus dientes brillaban. “Él es hermoso, ¿no?” ella dijo y susurró.. “Sinclair..”

“No estaba viéndolo exactamente como una posible cita. Demasiado ocupada aterrorizándome, ya sabes”. Di una mentira, la segunda y tercera fluirán fácilmente.

“Ya sabes” ella dijo, “Fue por el que tuve ese orgasmo”

Hablando de demasiada información. Y como se atrevía ella a declarar que tenían una especie de lazo. Todo lo que ella era para Sinclair era un cuerpo, una bolsa de carne que usaría hasta que yo.. YO! lo llamara. Él se me aparecía a mi. Pero puse mi cara inexpresiva. Lo que Sinclair y yo teníamos era nuestro. No se lo diría a Pen “es posible” y forcé un encogimiento de hombros “o tal vez tus hormonas tomaron control, ¿puedo continuar?”

Cuando llegué a la parte del cementerio, y como acordamos con Sinclair que era tiempo de cerrar el telón finalmente, Pen bufó. “No lo creo” ella dijo.

“¿Qué significa eso?”

Pen se enderezó en su cama. “Significa que cuando tú y Sinclair tomaron esa decisión, se olvidaron de consultar a una muy interesada tercer parte. Yo, él está en mí” sacó mentón “y me gusta donde está, muchas gracias”

Esto no era bueno “Pen, ¡no te gusta!” a este nivel de decibeles, rompería las vigas. Bajé la voz a un susurro desesperado. “¡Él casi hace que ahogues a Burr Adams. Te lastimó tanto en lo de Marshall, nuestra mejor amiga pudo haber perdido a su padre, y, concedido, es un idiota, pero sigue siendo su padre. ¿Y que hay sobre ir mostrando tu culo a una buena parte del oeste de Connecticut?”

Ella se reveló mientras yo enumeraba los ítems. El safiro en sus ojos brillando

“Eso fue porque no sabia lo que sucedía. Porque me estabas ocultando secretos” La apuntó con un dedo “Mala, Dice, tienes suerte de que no este enojada contigo”

Suertuda, suertuda yo. “No veo tu punto”

Pen saltó de la cama “¿No lo ves? ¿No ves que tengo esta increíble fuente de poder dentro de mi?” Ella se paró cuan alta era. “ahora que conozco el problema, puedo controlarlo… a él. Yo estoy a cargo”

Tonta, tonta Pen.

“Mira, fijate” se paró de manos, luego saludó con una de sus manos. Luego cambió las manos, por un nanosegundo suspendida en el aire. Una hélice dando vueltas, volvió a pararse. Su cara colorada, ojos maniáticos, su cabello, como siempre, perfecto. “¡Que rapidez!”

“No estoy segura, Pen…”

No me estaba escuchando. Estaba abriendo su ventana. estaba trepándose a ella. La casa de los Leonard era grande, en estilo Tudor, con enredaderas en las paredes, y Pen (descalza) utilizaba las ramas de vid como una escalera al techo. Mierda, mierda, mierda! la chica no tendría un accidente fatal. No bajo mi custodia.

Mis opciones eran pocas. Podria alertar a sus padres, lo que resultaría en Pen en un neuropsiquiátrico, y aunque fuere por un breve periodo de observación, perderíamos el equinox. O podría salir por la ventana, escalar la vid, y esperar no morir con pijamas prestados. ¿Pero en que terminaría eso?

La única opción restante. Simplemente confiar en Sinclair.

Me asomé afuera. La luna estaba cambiando, casi llena. Me contorsioné de todas formas pero no podía ver a Pen. Se escuchaban ardillas allí arriba. ¿Qué estaba haciendo? ¿una rutina balanceándose en el techo? caminé por la habitación ¡Piensa! Pensé. No como yo, como él. Pen creía que ella tenia el control, pero Sinclair era el que manejaba las cuerdas. ¿Por qué razón tendría él que llevarla a esa peligrosa situación? Claro, para recordarme que tan importante era que me mantuviera en mi lugar. ¡Como si estuviera dando rodeos! En ese momento escuché un golpe amortiguado. Llegué a la ventana mientras Pen bajaba rápidamente, agitada.

“¡Pen!” grité, aunque salió como un maullido y saqué mi brazo por la ventana. Aun sujetándose a la enredadera, Pen logro un precario apoyo en el borde de la persiana de abajo. Traté de agarrarla “sostente”

“No- no puedo! ¡Estoy asustada!”

“Puedo levantarte” o eso esperaba- había estado haciendo mis ejercicios de yoga fielmente. Todos esos chatarangas tenían que contar para algo. Me retiré de nuevo para arrastrar una silla a la ventana. Apoye mis pies para un mejor soporte “Ven” dije “antes de que alguien te vea y termines con una camisa de fuerza”

Eso tocó un nervio. Nos agarramos mutuamente las muñecas. A mí me pesaba y ella me rasguñaba. Y justo cuando nuestras caras estuvieron al mismo nivel vi ojos negros y una mueca burlona. “Hola, mi dama” Su voz, sus palabras “tenemos que dejar de encontrarnos de esta forma”

Un ultimo empujón y Pen cayó sobre mí. Un peso muerto parecido en nada, nada a la gracia de Pen. Aterrizó en su trasero. Su cabello finalmente estaba desordenado, incluso con friz por la enredadera.

“Está bien” dijo ella “hagámoslo”.

fIN.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://areyouhappynow-beauty.blogspot.com/
 
Capítulo 15 (traducido por Fer)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Una novia para Zazú (Comic traducido por mi)
» Lovely Complex Fandub Latino!! Grabando Capítulo 3
» SaintSeiya Ω - Capítulo 43 - ¡Reviven los dioses de la guerra! ¡Atraviesen el ultimo templo! SUBTTULADO
» La Pantera Capítulo 4 "Superada"
» Adaptaciones by Luna55 nuevas*

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Ayhn? :: Libros en traducción :: Swoon-
Cambiar a: