Descarga de libros y publicación de noticias
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 51 el Miér Ene 07, 2015 7:26 pm.
Últimos temas
» Sinopsis del libro
Dom Nov 22, 2009 12:50 am por VampiroBell

» Reparto de capítulos
Vie Nov 13, 2009 1:50 am por Beauty

» Reparto de capítulos
Vie Nov 13, 2009 1:48 am por Beauty

» Capítulo 18 (traducido por Anaid)
Mar Sep 15, 2009 12:16 am por Beauty

» Capítulo 17 (traducido por Anaid)
Mar Sep 15, 2009 12:05 am por Beauty

» Reparto de capítulos
Mar Sep 08, 2009 7:20 pm por Beauty

» Sinopsis del libro (traducida por Ilonga)
Mar Sep 08, 2009 7:19 pm por Beauty

» Capítulo 16 (traducido por Anaid)
Jue Sep 03, 2009 3:07 pm por Beauty

» Capítulo 15 (traducido por Anaid)
Jue Sep 03, 2009 3:01 pm por Beauty


Comparte | 
 

 Capítulo 2 (traducido por Beauty)

Ir abajo 
AutorMensaje
Beauty
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 133
Fecha de inscripción : 15/03/2009
Edad : 30

MensajeTema: Capítulo 2 (traducido por Beauty)   Dom Ago 02, 2009 8:28 pm

“NO TENIAS PORQUE HABERME TRAIDO, mamá,” le dije a la mañana siguiente. Entrecerré los ojos detrás de mis modernas gafas de sol negras de Coach (las compre en Chi-Town[1]) que esconden mis ojeras del sol de Georgia.

Nuestro Toyota Sienna está aparcado delante de un viejo edificio de ladrillo con Readison High School escrito en la parte superior. Es un edificio de dos pisos que parece tan viejo como sucio. En lo alto, la bandera americana se mueve con la fuerte brisa. A la izquierda hay un aparcamiento para estudiantes lleno de pickup trucks, SUVs y otro tipo de jeeps. Desearía tener mi propio coche y que no tuvieran que llevarme como a… bueno, Kaitlin. Esperaba que mamá fuera a llevarla a clase, pero no deberían de ver a alguien de tercer año como yo en el monovolumen familiar. Especialmente cuando todavía tiene una matrícula de Ilinois que grita ¡Mírame! ¡Mírame!

“Puedo ir andando desde aquí, “dije.

“Pero Kendall—“

Rápidamente, me quité el cinturón de seguridad y sentí un dolor en mi espalda como consecuencia de dormir en el sofá del salón. Ni de coña volvería a dormir en mi habitación después de oír los susurros de la máquina de sonidos ambientales que casi me causan una maldita embolia. Mi pulso estaba acelerado, igual que mi imaginación, empeñada en recordar lo que había escuchado. En mitad de la noche me enrosqué en el sofá en una protectora posición fetal, tratando de dormir un par de horas.

Y entonces… le vi.

Bueno, no ver de verle. Soñé con él. Con un tío que estaba buenísimo. No era alguien que conociera –estoy casi segura que no era nadie de Chicago. Lo juro, tenía unos increíbles ojos azules como el azul de una botella de agua Dasani. Es como si pudiera ver – no me puedo creer que esté diciendo esto—en el interior de mi alma.

Cuando me desperté, no podía quitarme su imagen de la cabeza. Me di la ducha más caliente del mundo y me puse los vaqueros Blue Cult que me había regalado Marjorie (me encntan, me hacen un culo estupendo) y una sencilla camiseta de long-sleeved navy que se ajustaba a mi talla 85A de pecho (¡ni una broma!). Mmmmm… parece que hoy el azul es mi color. Por lo que sé, esto está bien, no quiero llevar nada socialmente suicida en mi primer día. Quiero decir, los vaqueros los usan los adolescentes en todos sitios. Seguro que no la fastidio. A menos que digan que las marcas de ropa que llevo están pasadas de moda.

Mamá también se quitó el cinturón de seguridad. “Entraré contigo.”

La detuve con la mano. “No. Puedo hacer esto yo sola. No puede ser tan difícil”

“Bueno, Kendall, entré con Kaintlin y—“

“Kaitlin tiene trece años. Estaré bien, mamá. Te lo juro.”

“No jures, cariño. No está bien.”

¿Qué está bien estos días? Lo bueno es que mamá no puede oír los acelerados latidos de mi corazón ni el zumbido de mis oídos. Y el irritante dolor de cabeza de la otra noche había vuelto. Solo que esta vez, estaba en la parte baja de la cabeza. Golpe, golpe, golpe, era como si hubiera un pequeño elfo con un diminuto martillo golpeando mi cerebelo. ¡Por Dios! Necesito un Excendrin[2] --o cuatro. El dolor punzante probablemente sea por el estrés, por la falta de sueño, empezar en una nueva escuela y mi obsesión por el chico de los increíbles ojos azules. Sí, eso es. Me estiré y le di un beso rápido en la mejilla. “¡Te quiero!” Antes de que ella pudiera decir algo más, me meto en un mar –vale, más bien un pequeño río—de estudiantes en dirección a la entrada del instituto Raddison. Había un montón de gente que iba en bici o en monopatín. Un Ford F-150[3] con unos 6 chicos en la parte de atrás se disponía a aparcar. También había un chico que daba miedo vestido de cuero en una increíble moto crotch rocket roja y amarilla e incluso una chica alta que iba en un Segway[4]. ¿Quién me iba a decir que me iba a encontrar con uno de esos por aquí?

Tomando un respiro y deseando que el dolor de mi cabeza se valla, pongo una Reebok foot[5] delante de otra y empiezo a caminar lentamente hacia la entrada de la escuela.

Allá vamos.

“Soy Kendall Moorehead,” le digo a la señora que está detrás de un escritorio en secretaría. “Soy nueva.”

La mujer mayor cogió el lápiz que tenía sobre su oreja y lo puso entre los dientes. “Todozzzon nuevozoy.”

“¿Perdone?”

Se quitó el lápiz de la boca. “Perdona, dije que todo el mundo es nuevo hoy, cariño, es el primer día de clase y todo y todos son nuevos.” Hojeó un montón de tarjetas y cogió una. “Aquí estas. Moorehead, Kendall. Tu primera clase es con la señora Johnston. Da la vuelta, sube las escaleras, tercer piso, clase 33.”

Miro la tarjeta que llevo en la mano, tratando de no quedar hipnotizada por su acento cantarín del sur. Supongo que tendré que acostumbrarme, ahora que vivo en el sur. Mmmm… matemáticas, psicología, literatura inglesa, historia, español 1 e informática. Mis clases ya han sido escogidas, probablemente por mi madre. Bien. Me da igual. Son todas las que necesito de todas formas.

La mascadora de lápices me miró. “¡Vamos! No querrás llegar tarde. La primera impresión es la más importante.”

¿Me lo está diciendo a mí? Por lo menos yo me he peinado esta mañana. Frunciendo el ceño, me castigué mentalmente por ser tan criticona, especialmente cuando estaré en unos segundos seré juzgada por un Randy, una Paula, un Simon… y por todos los demás estudiantes de la escuela. Hevisto un montón de películas adolescentes donde la heroína es como un pez fuera del agua y pronto se integra en la escuela y se gana el corazón del popular-quarterback-que-extrañamente-es-muy-sensible-para-ser-un-jugador. Esto no es una película. Esto es mi vida. Nunca antes he sido la chica nueva. A mis 16 años, solo he estudiado en el colegio público de Chicago. No sé si estoy preparada para este cambio.

En vez de ir directamente a la clase de la señora Johnson, salgo de secretaría y a través de un mar de miradas curiosas --¿por qué puedo sentir todas y cada una de ellas?-- y susurros poco disimulados busco el baño de chicas. Entré en el baño, y parecía que cada chica que había en él se giraba para mirarme. Era como si llevara colgado un cartel en el que se pudiera leer No Soy De Por Aquí.

No creo que puedan ver más que a una ordinaria chica del occidente con el pelo largo, castaño y ligeramente ondulado, un poco maquillada –raya de ojos y rímel—y una nariz llena de pecas. Vale, Marjorie cree que me parezco un poco a Amanda Bynes, lo que me parece bien. Ella me encanta, así que lo tomo como un cumplido. Bajo la mirada (tengo los ojos color avellana por cierto) y miro mis pies mientras camino. A mi alrededor, escucho a las chicas coger sus libros y mochilas e irse con prisa, obviamente en dirección a clase. Lo mismo que debería hacer yo, en vez de estar aquí.

Me apetece echarme un poco de agua en la cara, pero no estoy 100% segura de que mi rímel sea resistente al agua. Como no hay ningún centro comercial en Radisson, he tenido que empezar a usar productos de Maybelline, L’Oréal, o cualquier cosa que pueda conseguir en el Mega-Mart[6] en vez de mi rímel resistente al agua de Clinique que no puedo encontrar en mi neceser—seguramente Kaitlin lo cogió sin mi permiso. En vez de eso, abrí el agua y me lavé las manos.

De repente, empecé a sentir retortijones en el estómago. Era un dolor ardiente que me abrasaba justo en el centro, como si me hubieran dado con la espada láser de Darth Vader. Duele mucho. Como si quisiera vomitar. Las nauseas me llegaban hasta la garganta y me creaban una asquerosa sensación ácida. Me moví hacia uno de los baños, pensando que iba a vomitar ahí mismo, cuando oigo a alguien que realmente tenía arcadas. Ajjjjjj… ahora sí que voy a vomitar. No cambia nada oír a alguien vomitando. Es como si el sonido de su garganta y el dolor de estómago estuvieran en mí. Es como si estuviera sintiendo lo que ella siente.

Era una tontería.

Bebí un poco de agua tratando de quitarme esa asquerosa sensación. Sonó la cadena del último baño. Más arcadas aumentaron mi dolor de cabeza. Dios… ¿qué me estaba pasando?


[1] Nombre que usa para referirse a Chicago.


[2] Medicamento para las migrañas.


[3] http://www.mhtwheels.com/images/gallery/Ford-F150-Condo.jpg


[4] http://co2calculator.files.wordpress.com/2008/10/segway.jpg


[5] http://www.footlocker.eu/product-img/catalog/00001300/1387_1_480_300.jpg


[6] Supermercado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://areyouhappynow-beauty.blogspot.com/
Beauty
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 133
Fecha de inscripción : 15/03/2009
Edad : 30

MensajeTema: Re: Capítulo 2 (traducido por Beauty)   Dom Ago 02, 2009 8:29 pm

La puerta se abrió y salió la chica alta que había visto en el parking con el Segway. ¿Era la que estaba enferma? No, por alguna razón sé que no es ella. Además, las arcadas continuaban. Se puso junto a mí y me miró. Arrugando la frente, me preguntó, ¿Estás bien?”

Asentí con la cabeza y me limpié la boca con una dura toalla de papel. “Sí. Es que no me siento bien cuando oigo a alguien… ya sabes, vomitar de esa manera.”

Hizo un movimiento de desdén con la mano y fue a lavarse las manos. “No le prestes atención a eso. Es habitual cuando empieza la temporada.”

“¿Perdona?”

Bajó la voz y susurró.”Courtney Langdon. Animadora. Lo hace todo el tiempo cuando intenta mantener su figura para la temporada de fútbol.”

“Creo que tiene una enfermedad.”

La chica alta se encogió de hombros. “Trata de decírselo a ella. Es una pérdida de tiempo. Es su estilo de vida.”

Me acerco al baño y veo que esa Courtney sigue arrodillada. “¿No debería alguien hacer algo al respecto? ¿Decírselo a la enfermera? ¿Avisar a sus padres de lo que está haciendo?”

“No,” susurró. “Ella te arrancaría los ojos por hacerlo. Es una zorra.Todos estamos acostumbrados. Tú también lo harás.”

Bueno, ¿quién soy yo para tocarle las narices a la zorra de la escuela en mi primer día?

Aunque dudo que me acostumbre a eso. Especialmente si tiene malas consecuencias para mí, como la que acabo de vivir. “Sí… supongo.” Solo espero que la “zorra” no nos esté escuchando hablar de ella.

La chica alta sonrió hacia mí como si me estuviera evaluando. Yo hice lo mismo. Lleva una camiseta que traía “More Cowbell[1]” medio metida en un par de oscuros y desgastados Levi’s. Y está tan plana como yo. ¡Gracias a Dios! (es solo una expresión). Por su estilo casual no parece interesada en la moda. Puede que simplemente esté cómoda tal y como es. Su pelo negro y despeinado enmarca su cara sonriente.

Sonó la cadena de uno de los baños y escuché a Courtney, y a su tos, coger sus cosas y su mochila y salir del baño. Miré su melena rubia como el oro y su abundante, muy abundante maquillaje en el que podrías escribir tu nombre con la uña.

Courtney me hizo una mueca de desprecio. “¿Qué estas mirando?”

Bajé la mirada al suelo. “Nada. Perdona.”

“Ya me parecía.” Se puso un poco de pintalabios rosa en los labios y señaló con la cabeza a la chica alta por el espejo. “Tantos años y todavía sigues siendo un desastre de la moda.” Luego se giró y se marchó.

Cuando la puerta se cerró, no pude evitar decir, “Menuda zorra.”

La chica alta se encogió de hombros. “Ya te lo dije.”

Sonó la campana y sentí desaparecer las náuseas tan rápido como aparecieron.

Vaya… que raro. Todo ese dolor debía de ser por los nervios del primer día. Me gustaría seguir hablando con esta chica un poco más, pero no quiero llegar tarde a clase. “¡Mierda! Será mejor que me vaya a clase,” digo.

“Espero verte luego,” gritó detrás de mí.

“¡Sí, yo también!”

Subí por las escaleras para ir a la clase de la señora Jhonston. ¡Quién necesita hacer deporte! Cuando finalmente llegué arriba, con más de falta de aliento del que debería, veo la clase 333. La señora Jhonston tiene la ventana abierta, y puedo oír el canto de los pájaros como en una mala canción de Disney. Es como si los pájaros estuvieran sentados en la mesa en frente de mí. ¿De repente tengo super oído? Sentí como si pudiese oír el caer de una pluma. Tal vez el silencio de un pueblo pequeño hace que todo sonido se amplifique.

Hay un sitio al final de la clase junto a la ventana, así que me dirijo rápidamente a través de las mochilas y las piernas estiradas de mis nuevos compañeros y me siento. Los demás parecen… normales. Las chicas llevan vaqueros y bonitos tops y los chicos camisetas caquis de la Liga Nacional de Fútbol. Llevan el mismo tipo de peinados que se llevan en Chicago, con la excepción de un par de chicos que llevaban el pelo a lo ‘Bama Bangs[2] como aquellos tíos que salieron en el progama Two-a-Days[3] de la MTV.

Una chica realmente guapa con un largo y suelto pelo rubio—todo brillo y perfección, como en un a nuncio de Pantene—me sonrío afectuosamente. Con una cara como esa, apuesto a que es una de las chicas populares. Probablemente sea la mejor amiga de Courtney Langdon. Puedo imaginármelo: son las líderes de algún tipo de hermandad de la escuela en la que solo puedes entrar si tu familia está emparentada con Scarlett O’Hara. Se reirán de mi cuando vaya a la cafetería y escoja una comida equivocada o algo así.

Sin embargo, la Chica Guapa vuelve a sonreír dándome la bienvenida.

Sonrío para mí misma. Dios… ¿no estás un poco paranoica Kendall? No puedo evitarlo. Todo esto es tan nuevo para mí. No puedo asumir que voy a encajar nada más llegar aquí. Mi acento es diferente al de todos los demás. Eso es suficiente para captar toda la atención. Puede que la Chica Guapa me invite a sentarme con ella y sus amigos y me presente a los demás, y me incluya en la hermandad secreta de Scarlet O’Hara. No puedo ser tan negativa. Tengo que ser optimista. ¿Qué otra opción tengo?

Cuando estoy sacando mi libreta y mi bolígrafo azul (¡otra vez azul!) favorito de la mochila, siento un intenso dolor en mi pierna izquierda. No es como el hormigueo de cuando se me quedaron dormidas las manos hace unos días. ¡Esto realmente dolía! Si no lo supiera, diría que mi tibia se había fracturado justo debajo de la rodilla. ¿Qué?¿Cómo lo sé? ¿De repente soy una interna del hospital Seattle Grace[4]? Empieza a aparecer sudor sobre mi labio superior, y mi cuello empieza a humedecerse. Mi respiración se acelera, como cuando estamos en un avión a punto de despegar. No me gusta volar y mi padre me dice que mire al horizonte. Ahora, el horizonte es el exuberante verde patio de recreo del colegio Raddison, y eso no está ayudando.

Siento ardientes lágrimas humedeciendo mis ojos por el punzante dolor de mi pierna, e intento averiguar que me está pasando. Al tocarme el doloroso músculo, siento literalmente el dolor de una rotura. Me rompí un brazo cuando tenía nueve años, así que reconozco la sensación. ¡Maldita sea! En serio, ¿me disloqué algún ligamento o algo así cuando estaba subiendo las escaleras? ¿Es una enfermedad degenerativa de hueso heredada de la que nadie de mi familia me avisó? No recuerdo haberme golpeado contra nada en los últimos cinco minutos. Estoy flipando dentro de mi cabeza.

Tengo que hacer algo. Ahora.

Estoy a punto de levantar la mano y pedir ayuda para que alguien me acompañe a la enfermería cuando veo entrar a un alto chico en clase.

“¡Okra!” Gritó un tío al verle.

“¡Mirar, es Okra!”

¿De verdad se llama Okra[5]? ¿Cómo la planta?

“¿Qué pasa, tíos?” respondió.

La señora Jhonston se enderezó detrás de su mesa y se colocó sus gafas de leer. “Que sorpresa, Sean Carmickle. No pensaba que fuéramos a verle hoy. Había oído que había tenido una mala caída del tractor de su padre.”

“Sí, señora.” Dijo. “Me curo bastante rápido. El doctor dijo que no podría jugar al fútbol esta temporada, pero si todo va bien podré jugar en enero.”

“Que mal. Realmente te vamos a echar de menos en el inicio de temporada.”

“¡Sí!” sus amigos –más bien parecía su equipo—gritaron.

La señora Jhonston afirmó con la cabeza. “Sean, deberías sentarte por allí así podrás estirar la pierna.”

La curiosidad mató a Kendall[6].

Me senté encima de un pie para poder ver por encima de los que estaban delante de mí. El abrasador dolor de mi pierna continuaba y mis ojos se agrandaron cuando vi a Sean “Okra” Carmickle cojeando con una muleta mientras cruzaba la clase para ir a sentarse. Cuando finalmente pude verle bien, estuve a punto de quedarme sin aliento. Su pierna izquierda estaba cubierta hasta el muslo con una gruesa escayola, obviamente cubriendo su hueso roto.

¡No me lo puedo creer!

¡La pierna izquierda de Okra!¡Mi pierna izquierda!

Mi mente empieza a funcionar. Aunque sé que es ridículo.

Courtney se pone mala. Yo me pongo mala.

¡Dios mío! ¿Estoy sintiendo el dolor de otras personas?

¿Cómo puede ser posible?


[1] Referente a la cultura pop americana.


[2] Peinado caracterizado por un largo y abundante flequillo que cubre toda la frente.


[3] Reality de la MTV que sigue la vida diaria de un equipo de futbol americano de Hoover, en Alabama.


[4] Hospital en el que trabajan los protagonistas de la serie Anatomía de Grey.


[5] Planta de origen africano que sirve de alimento nutritivo.


[6]Juego de palabras con el dicho la curiosidad mató al gato.



FIN
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://areyouhappynow-beauty.blogspot.com/
 
Capítulo 2 (traducido por Beauty)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Lovely Complex Fandub Latino!! Grabando Capítulo 3
» SaintSeiya Ω - Capítulo 43 - ¡Reviven los dioses de la guerra! ¡Atraviesen el ultimo templo! SUBTTULADO
» La Pantera Capítulo 4 "Superada"
» Las Crónicas de Blorch Capítulo 22 "Dib vs Blorch"
» Julio Verne

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Ayhn? :: Libros en traducción :: Ghost Huntress: The awakening-
Cambiar a: